Vamos a hablar del primer libro de Stephenie Meyer, Crepúsculo.

Bella Swan es una adolescente tímida que vive en Phoenix y decide irse a vivir con su padre en un pequeño pueblo llamado Forks. Al principio la relación con su padre no es demasiado buena; al llegar conoce a un chico llamado Jacob, hijo de un amigo de su padre.

En su nuevo instituto es la chica nueva y todos se fijan en ella, pero en el comedor aparece la familia Cullen, unos chicos extraños que no se relacionan con el resto de la gente, solo entre ellos. Bella especialmente se fija en uno de los chicos, Edward.

Bella, se sienta al lado de este chico en clase y Edward tiene una actitud extraña y la intenta evitar. Pero a la salida del instituto un coche la esta apunto de atropellar cuando de repente Edward que estaba en la otra punta, la coge y con su mano evita que el coche los atropelle, desde esto su relación empieza.

A medida que pasa el tiempo Bella se encuentra en diferentes situaciones en las cuales Edward siempre interviene para ayudarla y asi, Bella descubre que él no es un chico normal, sino que es un vampiro igual que toda la familia Cullen.

Edward quiere a Bella y no quiere que ella sufra ningún tipo de peligro, pero ella decide quedarse junto a él.

El vampiro presenta su familia a Bella, pero un día, jugando a baseball aparecen tres vampiros, ellos beben sangre humana y al oler el olor de ella descubren que entre todos ellos tienen a una humana. Uno de los tres vampiros, James, se obsesiona con ella y empieza su busqueda.